La Iglesia de Santa María de Colombres

Una de las edificaciones más peculiares de la Villa de Colombres es, sin duda alguna, la Iglesia de Santa María de Colombres. La Iglesia fue construida a finales del siglo XIX por el arquitecto Darío de Regoyos Molenillo, padre del famoso pintor Darío de Regoyos y Valdés.

No hay ninguna duda de que la Iglesia de San María de Colombres, desde el punto de vista arquitectónico, es atípica, ya que es diferente a otras iglesias de la misma zona oriental de Asturias: dos torres cuadradas de tres pisos en los flancos, y con pináculos piramidales que rematan las cúpulas. Una gran obra de reconstrucción-ampliación fue firmada en 1856 por el arquitecto Darío de Regoyos Molenillo, padre del famoso pintor Darío de Regoyos y Valdés, y contratada en el año 1858.

En el proyecto de ampliación de Darío de Regoyos se conservaron, principalmente, dos capillas pertenecientes a la original Parroquia de Santa María.

En el año 1517, procedente de la vecina Villa de Llanes, pernoctó en Colombres el monarca Carlos I en su trayecto a Valladolid, donde sería proclamado rey en Febrero de 1518. De aquel viaje quedaron algunas crónicas donde ya se afirmó sobre la existencia de una Iglesia de Santa María de categoría parroquial, aunque de modesta factura.

La base de la futura Iglesia tiene, en parte, relación con el escritor y navegante Juan de Escalante y Mendoza, nacido en Colombres en el año 1529 ¿Por qué? Porque en el proyecto de ampliación de Darío de Regoyos se conservaron, principalmente, dos capillas pertenecientes a la original Parroquia de Santa María: la capilla de la Concepción y dotación de doncellas, fundada en testamento de Escalante y Mendoza, y la capilla sur que data, como mínimo, del siglo XVII.

En el año 1606 el escultor Juan Martínez Montañes hizo una obra para la Iglesia de Colombres que, en la actualidad, está desaparecida.

El apellido Escalante —tanto por parte de Juan de Escalante, como de Toribio de Escalante— cuenta con un particular protagonismo en lo que a la Parroquia de Santa María de Colombres refiere. En 1596 fallece Juan de Escalante, y algunos pocos años después es Toribio de Escalante quien fallece. En el año 1606 el escultor Juan Martínez Montañes hizo una obra para la Iglesia de Colombres que, en la actualidad, está desaparecida. Sobre dicha obra se cree que fue gestionada por un albacea de la herencia de uno de los dos Escalante. Se cree que pudo ser Toribio de Escalante por la cercanía de su fallecimiento a la ejecución del encargo

En la actualidad, el templo de Santa María de Colombres es el más antiguo abierto al culto del municipio de Ribadedeva, contando con una serie de reformas recientes que han revitalizado un edificio tan histórico e importante como es la Iglesia Parroquial.

En el año 2010 fueron instaladas dos vidrieras nuevas en homenaje a Santa María de Tina y Santo Toribio de Liébana.

En Julio de 2010 finalizó la primera fase de la rehabilitación de la Iglesia de Santa María afectando, en la parte externa, al tejado, y en la interna siendo reformadas las paredes, la iluminación, e incluyendo la instalación de dos vidrieras nuevas en homenaje a Santa María de Tina y Santo Toribio de Liébana.

A finales del año 2013 se ejecutaron las obras de recuperación del suelo original del templo, descubierto de forma casual al pretender cambiar dicho suelo de terrazo por otro de mármol de macael… al quitar el primero, apareció debajo el original… un pavimento de piedra caliza grisácea con trazos rojos, suelo digno de recuperar.

En Agosto de 2015 finalizó la restauración del retablo mayor de la Iglesia.

En Agosto de 2015 fue finalizada la última fase de la rehabilitación del templo, la restauración del retablo mayor, y la presentación de la pintura de la bóveda central; el artista rumano Ioan Patriciu Gotia se hizo cargo de la pintura de un Pantocrator en esa bóveda.

La Iglesia de Santa María de Colombres es un edificio incluido en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Asturias (IPAA).