La Quinta Guadalupe de Íñigo Noriega

La Quinta Guadalupe es, posiblemente, la casona de indianos más espectacular de las existentes en toda la zona oriental de Asturias. Construida en 1906 por el oriundo y emigrante a México Íñigo Noriega Laso, fue bautizada con ese nombre en honor a su esposa Guadalupe Castro.

En el año 1853 nació en la Villa de Colombres Íñigo Noriega Laso, que emigró a los 14 años de edad a México junto a su tío —como tantos otros nacidos en el Oriente de Asturias— buscando fortuna en «las Americas».Durante varios ocupó diferentes puestos de trabajo, para terminar convirtiéndose en un terrateniente y empresario en ese país americano.

La casona fue llamada, inicialmente, con el nombre de El Elefante Blanco.

La casa fue proyectada por el conocido arquitecto cántabro Valentín Ramón Lavín Casalis, y fue terminada en el año 1906. Inicialmente, la casona fue llamada El Elefante Blanco, ya que el color original de su fachada fue, precisamente, el blanco.

La edificación consta de cuatro fachadas principales, todas ellas pintadas en su característico y predominante color azul en dos tonalidades, y rematado con las ventanas en color blanco. En su interior dispone de un patio de estilo árabe, y a la casona le rodea una extensa zona ajardinada. En realidad, el estilo árabe está presente en muchas partes de la casona.

Se afirma que Íñigo Noriega ofreció La Quinta Gudalupe al presidente mexicano Porfirio Díaz como su lugar de exilio.

Íñigo Noriega planteó aquella edificación como el lugar de recreo para su familia, y que mejor localización que situarla en su villa de nacimiento… pero, curiosamente, la casona nunca fue habitada por la familia. No obstante, existe una leyenda —no confirmada— que afirma que Íñigo Noriega trabó amistad con Porfirio Díaz, el que fuera tres veces presidente de México a caballo entre los siglos XIX y XX, y que al prosperar la revolución mexicana Íñigo ofreció al presidente establecer su residencia del exilio europeo en La Quinta Guadalupe. El 31 de Mayo de 1911 Porfirio Díaz partió al exilio desde Veracruz, y su lugar de destino fue, finalmente, París.

Con el fallecimiento de Íñigo Noriega en México el 4 de Diciembre de 1920, la casona fue reconvertida a Casa de Reposo y Hospital de Sangre. Posteriormente pasó a titularidad pública, al ser adquirida por el Gobierno español, pasando a ser un centro de auxilio social.

En 1987 La Quinta Gudadalupe pasó a ser sede de la Fundación Archivo de Indianos, albergando en su interior el Museo de la Emigración.

En el año 1987 La Quinta Guadalupe pasó a ser la sede de la Fundación Archivo de Indianos, albergando en su interior el Museo de la Emigración; todo ello gracias a varias instituciones públicas regionales como el Gobierno del Principado de Asturias, la Universidad de Oviedo, o la Caja de Ahorros de Asturias.

No hay duda de que La Quinta Guadalupe, más conocida bajo el nombre de Archivo de Indianos, es la edificación más famosa de la Villa de Colombres, de todo el municipio de Ribadedeva y, posiblemente, de la zona oriental asturiana más cercana a Cantabria.