La Estación de Colombres

En el año 1905 fue puesta en servicio la línea de tren del tramo Llanes-Cabezón de la Sal y, con ello, entró en servicio la Estación de Colombres situada en la población de El Peral.

El 20 de Julio de 1905 la Compañía del Ferrocarril Cantábrico puso en servicio un nuevo tramo de su red ferroviaria entre Llanes y Cabezón de la Sal. Con ello, en el punto kilómetro 450,7 de la línea férrea que une las capitales de Oviedo y Santander, empezó a funcionar la Estación de Tren de Colombres, situada en la población ribadedense de El Peral, estación nacida para dar servicio al municipio.

Allá donde hubo estación de tren cercana, existió mayor crecimiento y progreso que en aquellas zonas por las que el tren no pasó.

Es evidente la importancia de la red ferroviaria a finales del siglo XIX y durante el siglo XX, allá donde hubo estación de tren cercana, existió mayor crecimiento y progreso que en aquellas zonas por las que el tren no pasó. Evidentemente, en la actualidad, el tren ya no es tan importante por la globalización de las comunicaciones, el uso masivo de vehículos de uso particular, y la rápida evolución de otros medios de locomoción. Pero allá donde hay una estación de tren, hay un trozo importante de historia.

El ferrocarril cantábrico a finales del siglo XIX se podía dividir en tres empresas: Compañía de los Ferrocarriles Económicos de Asturias, nacida en 1889 con sede en Oviedo, Ferrocarril del Cantábrico, nacida en 1890 y con sede en Santander, y la Compañía del Ferrocarril de Santander a Bilbao, nacida en 1894 y con sede en Bilbao ¿El objetivo final? Crear un ferrocarril que uniera Bilbao y Oviedo en función a cada pequeño proyecto que se iba ejecutando por tramos.

Al día siguiente, llegaron a la estación las locomotoras «Pas» y «Besaya» del Cantábrico y «Covadonga» de Económicos.

El 30 de mayo de 1905 las vías de Económicos de Asturias y las del Cantábrico se unieron en la estación de Llanes, solo quedaba la inauguración, hecho que llegaría ese mismo verano. La construcción del tramo de 55 km entre Cabezón de la Sal y Llanes terminó al empalmar en la estación de Llanes las vías de las empresas Compañía del Ferrocarril Cantábrico y Compañía de los Ferrocarriles Económicos de Asturias. Al día siguiente, llegaron a la estación las locomotoras «Pas» y «Besaya» del Cantábrico y «Covadonga» de Económicos. La inauguración oficial del conjunto de la línea entre Oviedo y Santander tuvo lugar el 20 de julio de ese año.

Como dato anecdótico relacionado con el entorno de la Estación de Colombres comentar que, en el ferrocarril de vía estrecha de Llanes a Santander, circulando por las vías de la red del Cantábrico, existieron unas máquinas locomotoras Krauss 041-T adquiridas en 1907 llamadas «Colombres», máquina número 17, y «Santiuste», máquina número 18. Antes de todo aquello, en el año 1900, fue adquirida una máquina Krauss 131-T bautizada con el nombre «Deva».

En la edición del 10 de Enero de 1905 de la revista quincenal El Eco de los Valles de Panes, en su página dos, se hace referencia a la próxima inauguración del ferrocarril Llanes-Cabezón de la Sal de la siguiente forma: «La terminación de las obras del ferrocarril se aproximan. Con ello ganará mucho la facilidad en el transporte de mercancías y viajeros, pues es lo cierto que los pueblos del tránsito suspiran principalmente por la llegada de este feliz momento para recobrar la antigua tranquilidad que gozaban anteriormente».

Las estaciones de tren, en la actualidad, han decaído mucho en volumen de uso, así como en su capacidad de generar vida.

Recientemente, un medio de comunicación de importancia en Asturias publicó un artículo donde recordaba que FEVE llegó a disponer de 44 estaciones desde Vegadeo a Colombres con personal de circulación; hoy en día solo tienen personal 9 de ellas. Las estaciones de tren, en la actualidad, han decaído mucho en volumen de uso, así como en su capacidad de generar vida; hace no mucho tiempo en una estación siempre existía personal, hoy en día prácticamente no hay nadie allí… son edificios sin vida. Y, como todas las estaciones localizadas en zonas de pequeña densidad de población, la Estación de Colombres se encuentra en un estado de semi-abandono, situación común al resto de estaciones, sobre todo en una red de FEVE cuyos años de gloria hace tiempo dejaron pasar a los de decadencia. Y, por ello, muchos edificios que antaño eran gran lugar de encuentro, hoy en día atesoran una necesidad urgente de rehabilitación y reforma con el fin del mantenimiento histórico de edificios de singular uso.